MEJOR EN FAMILIA

Típicos conflictos 

de las parejas actuales

Por: Psic. Berenice Cuesta

Abril-2019

Con el pasar de los años, observamos que todo ha cambiado, todo se ha desarrollado tan rápido, y las relaciones de pareja no son la excepción. Actualmente, los requerimientos del vínculo afectivo se han modificado. Hoy existen escenarios familiares diferentes y los conflictos de hoy, distan mucho de los problemas de antaño.

 

Las parejas siempre discuten, es imposible que no peleen alguna vez. Eso algunas veces puede fortalecer la relación. Pero, ¿cuáles son los problemas de hoy? En la actualidad las parejas deben responder a muchas exigencias emocionales que antes no existían. Los roles del hombre y la mujer han cambiado. Surgen intereses profesionales y el desarrollo personal, dejando de lado otras cosas que no consideran prioridades. ¿Cuáles son los conflictos más comunes? ¿Cuáles son los temas que están más vinculados a la relación y por los cuales se discute?

El dinero. “Cuando el dinero sale por la puerta el amor sale por la ventana”. Cuando estamos enamorados creemos que juntos podemos lograr lo que sea y librar cualquier obstáculo, pero el tema económico es muy fuerte. Si no se cubren las necesidades y gastos del hogar, el estrés, el enojo, la angustia y la impotencia se apoderan de la pareja y surgen las más terribles discusiones.

 

El tiempo. Existen parejas, donde alguno de los dos tiene un trabajo muy demandante, con muchas responsabilidades, juntas a diario, viajes frecuentes y largas jornadas. También puede ser que las mujeres tengan demasiadas actividades: tardes en el club, clases de los hijos, reuniones con las amigas, fiestas infantiles, sesiones en el spa, voluntariado en alguna institución… o que trabaje igual que su pareja. Entonces ya no tienen tiempo para estar juntos y la relación se va deteriorando. 

 

El sexo. Es una necesidad del cuerpo, así que si uno de los miembros de la pareja no lo desea, es probable que lo busque en otro lado. Este tipo de conflicto suele desencadenarse luego del nacimiento del primer hijo, cuando el hombre muchas veces siente que su mujer perdió el deseo, sin darse cuenta de que se encuentran en otro momento de la relación. Es en esta etapa cuando se producen más infidelidades.

La intimidad. Una pareja funciona cuando tiene la posibilidad de mantener un contacto emocional con el otro. Los problemas aparecen cuando, en la relación, no se origina un ambiente en el que ambos se sientan seguros para expresar sus sentimientos y temores. Si no existe ese refugio entre la pareja, uno de los dos puede sentirse deprimido y en soledad. ¿De qué me sirve tener una pareja si me siento sola? 

El compromiso. Este punto está relacionado con el compromiso, y con las dudas que a veces surgen acerca del vínculo que une a la pareja. El compromiso va más allá de un anillo en el dedo. Se trata de compartir una vida y hacer todo para que eso sea posible. La fidelidad y el estar al pendiente del otro son parte de ese pacto que se crea con la persona que amamos.

 

Los hijos. La llegada de los hijos siempre es una gran ilusión. Todos los esfuerzos, tiempo y amor se vuelcan en ellos. Verlos crecer, estar con ellos y consolidarse como una familia es una gran satisfacción. Pero, cuando uno de los padres se centra en los hijos y se olvida del otro pueden llegar los conflictos. No olviden que ante todo son una pareja, y que deben dedicarle la misma atención y amor a la otra parte.

 

Lo mejor es la comunicación asertiva. Tratar de hablar con la pareja sobre las necesidades, sentimientos y proyectos en común siempre es importante. A veces la terapia en pareja o realizar actividades juntos fortalece la relación. El ideal de pareja estable y duradera no se ha perdido, aunque todos reconocen que es muy difícil de lograr, siempre hay que buscar alternativas.

© 2018 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in