PAREJA

El leguaje de la

Seducción

¿Qué pensarías si te dijera que en este momento ya posees más de cinco súper poderes que te permitirán seducir a quien quieras cuando quieras? ¿Qué harías si te dijera que has estado desaprovechándolos durante todos estos años sin ni siquiera darte cuenta?

 

Pues sí… Ambas cosas son ciertas. Pero eso se acaba hoy, porque voy a revelarte los secretos de tres de esas armas mágicas para empieces a utilizarlas.

 

Primero, dejemos claro que cuando hablo de seducción, no me refiero únicamente al hecho de buscar pareja; en realidad, seducir significa atraer, cautivar, persuadir a alguien para que haga algo. Y ese algo puede ir desde comprar un producto, contratar un servicio, creer en una idea o proyecto… hasta simplemente tener una mejor disposición para escuchar lo que tienes que decir y apoyarte en lo que quieres conseguir. Sigue leyendo, te vas a sorprender.

Arma Secreta #1: El poder de la sonrisa.

Está comprobado científicamente que una sonrisa, es capaz de estimular la producción de endorfinas (hormonas relacionadas con la felicidad y el sentimiento de bienestar). Gracias al sentido de propiocepción, en el instante en que tu cerebro percibe los estímulos que produce la sonrisa, interpreta que estás contento y busca generar un estado interno congruente, haciendo que te sientas genuinamente feliz. Una persona feliz y positiva, es naturalmente atractiva; en términos neurológicos: la sonrisa en un rostro ajeno, activa una región del córtex orbitofrontal relacionada con la recompensa sensitiva, por ello nos resulta más agradable ver a alguien que sonríe. Pero eso no es todo, también activa en quien te mira, las neuronas espejo (las de la empatía) que instintivamente lo hacen sonreír de vuelta. ¿Y sabes qué pasa? Al sonreír, esa persona activa el mismo proceso y genera un estado de bienestar que ¡asociará con tu presencia! Por eso es que nos gusta estar cerca de personas alegres, porque nos sentimos cómodos a su lado, ya que las emociones se contagian.

En resumen: cuando sonríes eres más atractivo, te sientes mejor, proyectas ese estado interno positivo y atraes a la gente como moscas a la miel.

 

Arma Secreta #2: El poder de escuchar.

Erróneamente pensamos que aquellos a quienes reconocemos como buenos conversadores son gente que habla mucho, simpática, culta e interesante. ¡Y eso es un error! En realidad, las personas carismáticas y con buenas habilidades sociales, se caracterizan más por su capacidad para hacer a los demás saberse interesantes. ¿Cómo? Escuchando con atención (con cada parte del cuerpo), activamente (dando una retroalimentación verbal y no verbal) y haciendo preguntas inteligentes que permitan al otro profundizar en sus ideas y sentimientos. Así que si quieres ser interesante y atractivo para los demás, empieza por demostrarles lo interesantes y atractivos que te resultan ellos a ti. El ser humano es recíproco por naturaleza.

 

Arma Secreta #3: La congruencia.

Entre lo que dices, cómo lo dices y la forma en que gestionas tus recursos vocales, tu manera de vestir, los accesorios que usas, tu postura y lenguaje corporal, las actitudes que demuestras, aquellas emociones que proyectas y tu forma de actuar. Ser congruente es uno de los mayores retos que enfrentamos al momento de comunicarnos, sencillamente porque la congruencia genera confianza y una persona confiable es alguien a quien queremos acercarnos, con quien queremos asociarnos, a quien queremos creerle y a quien queremos querer. ¿Queda claro? 

 

Así que cuida que cada uno de los estímulos que la persona con la que hablas recibe a través de todos sus sentidos, sea consistente y coherente con tu mensaje.

Sobre la autora:

Pamela Jean Zetina es especialista en Comunicación Estratégica, Imagen Pública, Lenguaje Persuasivo y Conducta No Verbal. Brinda asesoría a líderes del entorno político, empresarial y artístico. Imparte cursos y conferencias a nivel internacional. 

 

Conoce más en:

www.pamelajean.mx

© 2018 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in