¿Qué necesitamos para formar una familia?

Por: Mtro. Teddy Rivero Montes. Director General de SerSolaci

Febrero-2019

Cuando pensamos en formar una familia, sin duda, lo que nos lleva a eso es el amor. Pero alguna vez te has preguntado qué es el amor. Hay muchas teorías, la mía propia es que es una experiencia que se comparte entre el cuerpo y la psique. En el amor hay componentes que se dan desde nuestro cuerpo físico, donde intervienen órganos que generan las hormonas dopamina, serotonina y oxitocina. A la vez, nuestro cuerpo físico va a interactuar con nuestros patrones culturales en lo que conside- ramos bonito o feo.Agradable o desagradable.

Asimismo, desde la psique, el amor es una experiencia afectiva conformada por un conjunto de necesidades muy concretas de nuestra persona: de vincularnos a alguien, de intimidad, pasión, sexualidad...

Esta experiencia que llamamos amor esta sujeta a una serie de mitos, entre ellos y el más común, es que los miembros de una pareja han de ser iguales. Para amarnos, en realidad, no tenemos que ser idénticos. Las diferencias de temperamento, carácter y formas de reaccionar, dan a la pareja la oportunidad para complementarse y crecer.

Un matrimonio es, ante todo, una elección donde escoges y aceptas a la persona tal cual es. Para ello, ejerces el derecho de escoger a la persona con quien te sientas mejor, no sólo a nivel corporal, sino en todos los niveles. Recuerda que la vida en pareja supone compartir muchas más cosas que solo la intimidad. Hay que crecer juntos con un fin en común. Si no hay correspondencia y acuerdos en todos los aspectos, también la pasión terminará por apagarse.

En el matrimonio existen tres aspectos que son los que generan compatibilidad emocional o interior, éstos son: intimidad, pasión y compromiso.

La Intimidad: Es el sentimiento que promueve el acercamiento, la conexión y la construcción del vínculo físico, emocional y espiritual. Es la aceptación del otro y el sentimiento de confianza y cariño que establecemos con esa persona.

La Pasión: Es el deseo que va más allá de lo físico y sexual, sino que se expresa mediante la admiración del otro, mediante esa implicación donde surgen los afectos más profundos y la necesidad de estar cerca de la persona amada.

El Compromiso: Es una decisión auténtica y fuerte de construir un proyecto con la otra persona. Es ser leal, y saber erigir un presente y un futuro donde se lleven a cabo actividades en común. Es crear un “nosotros”, un espacio propio donde consolidar la relación. Un nido de amor para criar hijos y proyectos futuros.

Estos tres puntos son los que nos hacen compatibles, pues generan sintonía y afinidad, tanto en gustos como en formas de ver la vida, y que nos permiten coincidir en la decisión de formar una familia.

© 2018 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in