PAREJA

Pareja, amor

y experiencias emocionales

Por: Mtro. Teddy Rivero Montes. Director General de SerSolaci

 Mtro. Teddy Rivero 7-Diciembre-2018

Una relación de pareja es un vínculo de amor que surge entre dos personas. Ésta es una de las dimensiones de mayor importancia en la vida de los seres humanos, quienes al constituirse en pareja forman un núcleo de sentimiento y emociones que, a través de la convivencia, va a determinar la comunicación, la diversión y los proyectos a desarrollar.

 

Si bien, cada pareja experimenta de manera única e individual la relación y a, través de esta vivencia se va a construir la realidad emocional afectiva de la pareja, no podemos perder de vista que son dos individuos que tienen una formación distinta, tanto desde el plano emocional como del intelectual, con creencias y valores únicos para cada miembro de la pareja que aceptan unirse en nombre de un sentimiento: el amor.

 

Por ello cuando se unen como pareja, no hay otra mediación que el amor desinteresado y libre de uno hacia el otro, entonces esta relación se torna gratificante. De ese modo se da por sí solo un vínculo positivo en el que el amor siempre es un aporte y no un trueque que se da para recibir algo. Hablar del verdadero amor es tratar de explicar qué sucede dentro de un agujero negro, no lo sabemos explicar, pero con sentirlo es suficiente.

 

Según la Psicología existen seis tipos de amor. El primero es el romántico y pasional. Este se vincula al dios griego del amor Eros, de ahí que se le denomine amor erótico y, en muchos casos, se reconoce como la primera fase del enamoramiento. El ejemplo más común es el “amor a primera vista” siempre acompañado de la sensación de mariposas en el estómago como resultado de la mezcla de emociones que trae la intensidad de la atracción física y pasional por el otro, con una conexión física instantánea, y se da cuando ambos miembros tienen “química”. Esta forma de amor da paso a la segunda forma que se descubre a continuación.

 

El segundo tipo es el amor Lúdico, y su principal característica es que la pareja siente emociones que le llevan a experimentar la sensación de ser los amos del mundo y que éste les pertenece en toda su magnitud. Si bien, la atracción física es importante en esta relación, los miembros de la pareja de forma inconsciente y, a veces consiente, se centran en vivir la experiencia emocional como una aventura donde todo es placer y diversión. Este tipo de relación se mantiene hasta que uno de los dos se aburre, pues se les hace monótona la experiencia emocional dado que estas personas no tienen gran madurez emocional y, por tanto, no se involucran con sus afectos. Entonces quedan dos caminos: se separan en busca de otro amor que traiga nuevas experiencias emocionales, o maduran y pasan al tercer tipo de amor.

El tercer tipo amor es el amor Filial, y como su nombre lo dice, provine del término filos. Es un amor de desciende y trasciende el deseo erótico y la aventura emocional. Implica tiempo, para que las personas se conozcan, y un gran compromiso. A diferencia del amor Eros, éste no es pasional ni impulsivo. Por tanto, da como resultados la formación de la familia. Es el amor maduro y comprometido de las relaciones duraderas.

 

El cuarto tipo de amor, en ocasiones se puede convertir en un amor enfermizo y perjudicial, puesto que al ser una combinación de los dos primeros (Eros y Lúdico) la experiencia emocional se expresa de forma obsesiva. Se manifiesta, generalmente, en personas de baja autoestima que necesitan sentirse amadas. Y se sustenta en el control de la persona amada a través de los celos, que pueden llegar a situaciones violentas.

 

El quinto tipo de amor es el amor Pragmático. A diferencia del anterior, éste no se idealiza, sino que se vive. Al ser combinación del amor Lúdico con el amor Filial tiene un sentido práctico, donde los intereses de la pareja como familia hacen que crezca, se piensan y se materializan los proyectos de vida a futuro con los hijos. Dado que compatibilidad compartida en la experiencia emocional es la base de este amor, ambos tienen conocimiento y claridad de lo que desean y buscan dentro de la pareja.

 

Por último, el sexto tipo de amor es Ágape. Significa entrega absoluta, sacrificio y es totalmente desinteresado. Se podría comparar con el verdadero amor, ya que este es sumamente superior a cualquier clase de amor. Su principal característica es que cada uno de los integrantes de la pareja daría incluso la vida por el otro con total conocimiento y libertad.

 

Más allá de cualquier concepto y esto es un criterio propio, el amor verdadero es aquel en el que dos personas se complementan a pesar de sus diferencias, tienen un estilo de vida conforme a sus valores, que son similares, e ilusiones compartidas.

 

 

Para ello deben aprender tres lecciones fundamentales para tener una vida en pareja feliz:

  1. Aceptar que en las relaciones de pareja siempre habrá una dosis de desacuerdos y divergencias.

  2. Expresar y comprender los sentimientos propios y de la pareja.

  3. Gestionar con inteligencia el universo de emociones a las cuales se enfrentan día a día.

 

Cuando estas lecciones no se aprenden entonces se corre el riesgo de ser infeliz y el amor se vuelve tóxico. Pero de parejas y amores tóxicos te contaré otro día.

© 2018 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in