SALUD

cÁNCER DE MAMA

¿Cómo ser protagonista y no víctima?

Por: Humberto Bautista*

El cáncer no es solamente una enfermedad: también es una confrontación y aprendizaje para el paciente y su familia; es un proceso en el que se puede perder algo más que la vida.

 

En el mes de la sensibilización sobre el Cáncer de Mama, que se conmemora en octubre, como una medida para aumentar la detección precoz, tratamiento y cuidados paliativos, vale la pena recordar que aunque el proceso oncológico es complejo, puede ser una oportunidad de crecimiento para pacientes y familiares.

 

No quiero mentir. La situación es dura. De un momento a otro, hay que enfrentar la vida; encarar dudas, temor, incertidumbre, tristeza, frustración, enojo y una serie de emociones que alteran el estado mental, afectivo y cognoscitivo.

 

Seguramente te preguntarás ¿Por qué a mí? ¿Cómo saldré de esta? ¿Me irá bien? ¿Dolerá? ¿Viviré? También se desencadenará una revolución que no siempre será trágica; es más puede ser para bien. Todo depende de que los pensamientos y actitudes del paciente se muevan hacia un campo objetivo y realista para convertirse en el protagonista de la nueva vida. 

 

Si vives con cáncer de mama o tienes a un familiar o amistad con esta enfermedad, presta atención en las siguientes reflexiones que te ayudarán a comprender y/o vivir el proceso de una mejor manera.

 

  • El cáncer no es solamente una enfermedad: también es una confrontación y aprendizaje para el paciente y su familia; es un proceso en el que se puede perder algo más que la vida.

  • Tu cáncer será mortal en la medida que te limites a un cronómetro, una predicción o una estadística médica. Este es el carácter de la mortalidad en el cáncer, pues la persona se dedica a contar los meses, semanas, días, horas que le quedan de vida.

  • El cáncer puede ser un proceso para despertar a una nueva vida o, si así lo decides, un calendario en cuenta regresiva en espera de la muerte.

  • Analizar qué sientes, qué piensas y a qué le temes es fundamental para tomar conciencia de la nueva situación de vida. Al reconocer cada emoción/sentimiento surge la aceptación.

  • La ignorancia es perjudicial, pero cuando se logran vencer las barreras el panorama cambia; no temas preguntar, investigar y conocer. 

  • Vive día con día, no te enfoques únicamente en el tratamiento. En la medida de lo posible, haz tus actividades normales, convive con tu familia y amigos, o haz una actividad lúdica. Realiza cosas que te hagan feliz.

  • Pregúntate: ¿qué deseas para tu nueva vida? No importa que sean semanas o años, ¿cómo quieres vivirla? ¿A quiénes quieres tener cerca? ¿Qué quieres gozar?

  • La familia puede factor de apoyo o presión, supervivencia o sobrevivencia; autonomía o limitación del paciente. ¿De qué lado quieres estar? 

  • El cuidador principal también debe vigilar su salud; debe alimentarse bien, descansar y tener tiempo para sí mismo; por ejemplo, realizar alguna actividad lúdica o recreativa.

  • Cada persona es diferente y vive su proceso psico oncológico de manera distinta. No hay un camino único ni receta mágica. 

 

Después de analizar estas reflexiones, con toda seguridad podemos decir que el cáncer de mama bien puede ser llamado “la enfermedad del despertar”, porque obliga a a recapacitar acerca de la vida, el actuar y el pensar. Cualquiera que sea tu situación en este momento, vive con intensidad, conciencia y sentimiento. ¡Lo mereces!

*El autor es psicooncólogo por la Universidad Complutense de Madrid y uno de los precursores de esa especialidad en México. Es coordinador del Servicio de Psicooncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS y autor del libro “Tengo cáncer… ¿y ahora qué?”. 

© 2020 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in