SALUD

Síndrome de burnout

ansiedad, depresión, y desgaste profesional

Febrero-2019

En lo últimos años, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha considerado que el estrés laboral afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores, y a la eficacia de las entidades para las que trabajan.

 

Se denomina Síndrome de Burnout al tipo de estrés laboral, estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima. Está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, en su sentido de responsabilidad y pueden llegar a profundas depresiones.

 

De acuerdo con cifras de la OMS, en México 75% de la población sufre de fatiga provocada por estrés laboral, superando a países como China (73%) y Estados Unidos (59%), lo que también puede desencadenar trastornos del sueño y envejecimiento prematuro. 

 

“Muchas personas creen que sentirse desanimados, ansiosos, con poca empatía y sin motivación, es algo normal y, en ocasiones, estos síntomas pueden ser pasajeros, pero si se dan de manera prolongada podemos estar ante un caso de burnout que si no es atendido, puede tener consecuencias como una depresión clínica”, aseguró el doctor José Manuel Hernández Arias, Gerente Médico de Psiquiatría y Sistema Nervioso Central (SNC) de Grupo PiSA.

 

Recientemente se han descrito varios factores de riesgo para que se desarrolle el Síndrome de Burnout, como personas jóvenes, solteras o sin pareja estable, largos turnos laborales o sobrecarga de trabajo, altas expectativas profesionales, deseo de prestigio y mayores ingresos económicos, falta de tiempo, entre otros. Sin embargo el que resulta ser más prevalente e importante es la sobrecarga de trabajo.

SÍNTOMAS

 

  • Agotamiento emocional. Cansancio, fatiga física y psicológica. Sensación de no poder dar más.

  • Despersonalización o deshumanización. Actitudes negativas, insensibilidad, irritabilidad.

  • Baja realización personal. Percepción del trabajo de manera negativa; frustración por no alcanzar los objetivos propuestos, insuficiencia personal y baja autoestima.

“Hay que reconocer la necesidad de hacer una pausa en la vida cotidiana para atender la salud emocional. Aunque pueda parecer difícil es muy importante reservar un espacio para desconectarnos del trabajo y realizar actividades que disfrutemos, con el objeto de incrementar nuestro estado de ánimo considerablemente”, detalló el doctor Hernández Arias. 

© 2018 by Woman Style Magazine

  • fb
  • tw
  • in